Consejos de cuidado para las verrugas vaginales

Las verrugas vaginales, conocidas también como condiloma son parte de una enfermedad de transmisión sexual causada por el Virus del Papiloma Humano, suelen aparecer en la boca, vagina o ano de la persona que tuvo relaciones sexuales con alguien infectado aunque éste no haya tenido verrugas visibles. Dos tercios de las personas que tuvieron contacto sexual con personas infectadas por el papiloma humano desarrollan las verrugas en un lapso de 3 meses después del contacto.
En las mujeres, las verrugas vaginales aparecen en el interior y exterior de la vagina extendiéndose hacia el cérvix, al cuello uterino y en muchas ocasiones también al ano. Las verrugas vaginales pueden presentarse en aglomeraciones, pueden ser muy pequeñas o extenderse a toda el área vaginal.
Cualquier médico puede diagnosticar la infección por Virus del Papiloma Humano con sólo observar las verrugas vaginales, sin embargo el tratamiento debe llevarse a cabo por un ginecólogo o en una clínica de la mujer pues es muy importante la detección de verrugas vaginales dentro del cuello uterino pues éstas están relacionadas como causa de cáncer cervicouterino y cáncer vaginal.
Las verrugas vaginales se detectan por medio de:
• Colposcopia: aplicación de ácido acético y colorantes sobre las áreas sospechosas, tornando blancuzcas las áreas infectadas en cashttp://www.blogger.com/img/blank.gifo de que las verrugas vaginales no sean visibles, durante la colposcopia se utiliza un lente de aumente para examinar la vagina y el cérvix y realizar una biopsia (tomar tejido del cuello uterino para examinarlo)
• Papanicolaou o citología vaginal por medio de ésta prueba también es posible detectar las verrugas vaginales en el cérvix
• Prueba de Virus del Papiloma Humano, ésta y el Papanicolaou se recomienda realizar cada año para todas las mujeres a partir de los 21 años o desde el inicio de la actividad sexual
Legrado uterino para tomar muestras del canal cervical
Signos y síntomas de las verrugas vaginales:
• Ardor, comezón e irritación constante en el área vaginal sobre todo durante las relaciones sexuales
• Aumento en el flujo vaginal
• Sangrados vaginales antes, durante o después de las relaciones sexuales
• Aparición de pequeñas verrugas en el área vaginal o anal
El tratamiento para las verrugas vaginales es impredecible. En algunas ocasiones la infección desaparece sola sin necesidad de tratamiento, sin embargo en otras ocasiones las verrugas vaginales pueden aumentar de tamaño, de cantidad o desarrollar carnosidades. Por esta razón es muy importante acudir al ginecólogo o a una clínica de la mujer ante la sospecha de verrugas vaginales. El médico puede utilizar los siguientes tratamientos dependiendo de la gravedad de la infección:
• Imiquimod, crema tópica
• Lociones antimicóticas de podofilina
• Loción o gel de podofiloxina
• Ácido tricloroacético
• Fluorouracil crema
• Extirpación quirúrgica
• Electrocauterización
• Criocirugía
• Terapia láser
Prevenir las verrugas vaginales no es tarea fácil, muchas de las personas infectadas no desarrollan verrugas por lo tanto no tienen idea de que lo están. El preservativo o condón no es del todo efectivo en la prevención del Virus del Papiloma Humano pues éste está en la piel así que la abstinencia es el único método efectivo como prevención así como mantener relaciones sexuales monógamas.
Actualmente existen dos vacunas que ayudan a prevenir cuatro tipos de papiloma humano, éstas consisten en una serie de tres dosis y se recomienda en mujeres de 9 a 26 años de edad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

top